Beneficios de la natación en los bebés

marzo 18, 2013 / por / 0 comentarios



bebe y natación

Hay padres que piensan que los bebés no pueden estar en el agua al ser tan pequeños, pero nada más lejos de la realidad, puesto que el agua es un bien y un medio en el que el bebé se puede mover perfectamente al recordarle el vientre materno cuando flotaba.

Así, los médicos cada vez más recomiendan que el bebé haga natación a más pronta edad porque les ayuda a moverse, hacer ejercicio constante y a desarrollar brazos y piernas para faciliar el gateo o bien a que el niño camine cuando lo crea necesario.

El agua produce en el bebé un efecto tranquilizador que hace que esté mucho más activo en piscinas o en el mar, pero también más relajado posteriormente. Eso le ayuda a tranquilizarse a la hora de comer o cenar y de dormir cuando estará mucho más predispuesto a dormirse rápidamente.

Gracias al agua, el bebé explora su entorno más inmediato. Conoce su cuerpo, desarolla sus capacidades y aprende a moverse y a hacer deporte. La flotación es buena para mantener el equilibrio, el movimiento, la motricidad y la coordinación en el bebé.

No hace falta que el bebé sea apuntado a clases de natación, aunque podría ser una posibilidad más tarde. Los especialistas recomiendan que el bebé pueda estar con los padres dentro de una piscina, mientras juega y hace los movimientos que él cree. Si los llevamos a la piscina o al mar de bien pequeños, el niño se acostumbra al entorno marino.

Cuanto más tarde se enfrente al agua, mucho peor al tener algo de miedo ante lo desconocido. Las clases de natación son favorables, entonces, cuando el niño ya tiene dos años o bien antes, si los padres lo creen necesario. Así, se comunican con los demás y con otros niños que también estarán en la piscina donde practique algunas veces por semana.



SOBRE EL AUTOR
Dejar comentario

*