El nuevo mundo que traen las Ecografías 4D

junio 07, 2013 / por / 0 comentarios



No descubriremos el mundo al decir que la tecnología nos trae cada día innovaciones que nunca os habríamos parado a pensar, una tecnología que cada vez se vuelve más humana y se acerca a los momentos más emotivos ¿Te imaginas poder ver la sonrisa de tu niño y sus gestos cuando aun está en tu vientre? Para las futuras madres y padres esto supone un regalo que no tiene precio y esto es lo que nos trae el tema de este post,  las nuevas ecografías 4D.

 

¿Por qué 4D?

La ecografía 4D es un método desarrollado con la más novedosa tecnología que aporta una nueva manera de concebir una ecografía, una tecnología que incurre en el valor del tiempo.

Aunque su nombre parezca añadir una nueva dimensión de los futuros retoños el nombre 4D se ha  escogido para diferenciarse de la anterior ecografía 3D basada en la imagen estática. Esta nueva vertiente de ecografías incide en el componente temporal además de las imágenes tridimensionales, permitiendo una mejor y más detallada  visualización del feto, todo ello con el mismo principio de inocuidad del aparato tanto para la madre como para el niño.

Esta tecnología nos permite observar y admirar detalladamente al bebé, pudiendo observar la sonrisa, rasgos y gestos del futuro retoño con mayor precisión que la ecografía 3D o la tradicional 2D captando e incluso grabando este bonito encuentro con mayor calidad haciéndolo mucho más memorable si cabe.

 

¿Cuándo es el mejor momento para realizarla?

Este tipo de ecografías se pueden realizar a partir de la decimo segunda semana hasta el tercer trimestre. La visión más amplia del feto y de su entorno se puede obtener a principios del segundo trimestre del embarazo. A partir de aquí la ecografía irá reduciendo su campo de visión pero a cambio mostrará los detalles como rasgos faciales y gestos con mayor nitidez.

Ya en el tercer trimestre es cuando el futuro retoño tendrá un aspecto casi similar al de su nacimiento sin embargo en este periodo (después de la trigésimo segunda semana) el bebe cambia de posición y desciende el líquido amniótico dificultando captar la imagen de forma totalmente nítida.

Por lo tanto, se puede decir que el periodo idóneo para una ecografía de este tipo se encuentra entre la semana 25 y 28 del embarazo, sin sobrepasar la semana 30 para que la perdida de líquido amniótico no influya en la visualización.

 

La posibilidad de vivir esta experiencia en casa

Los avances tecnológicos en los temas relacionados con el embarazo son gratamente acogidos, sin embargo la mayoría de las mujeres preferirían avances también en el trato humano, un trato que en este estado se vuelve de vital importancia debido al momento tan especial que estas futuras madres están viviendo.
Y es que hay que entender que el embarazo es uno de los momentos más bonitos para una mujer y esta pide cada vez más un trato cercano alejado de los cánones médicos, muy necesarios e irreemplazables pero quizás un poco fríos. Por esto, y gracias en parte a los avances de la ecografía 4D, cada vez más futuras madres están optando por una sesión ecográfica extra en casa con empresas como Nadó 4D.

Esta sesión es elegida, una vez se ha hecho una ecografía médica, para dar un ambiente más cálido y cercano al embarazo y al contacto del futuro bebe con sus familias, sesiones que se convierten en eventos donde compartir impresiones en torno a la vida que crece en el interior de la madre.



SOBRE EL AUTOR
Dejar comentario

*